Mi cuerpo como catalizador de posibilidades

August 19, 2018

 

Cada vez que realizamos un movimiento, un acto o tenemos una reacción, estamos dirigiéndonos a la concreción de “algo”, ese “algo” puede, ser desde lo más simple,  como buscar un vaso con agua a una situación que no esperábamos, una fuerte discusión con tu pareja o la muerte de un ser querido, por citar dos ejemplo de distinta intensidad.

 

Independientemente de la intensidad con la cual recepcionemos la situación, nos moviliza, y para que ocurra deben ponerse en marcha mecanismos biológicos, algunos simples, otros en régimen especial. 

 

Estos mecanismos, que a partir de ahora llamaremos “programas biológicos", tienen 2 funciones: una de tipo concreta o lineal, la cual permite al individuo seguir en contexto, es decir, seguir viviendo, mientras que la otra es abstracta o no lineal, y apunta al desarrollo de una posibilidad.

 

Cabe aclarar que esta división esta tendiente a comprender el proceso que llevamos adelante desde perspectivas lineales (concreto) y no lineales (abstracto), esto no significa que estén separados ni que exista una predominancia de una sobre otra.

 

La pregunta seria, ¿cuál es el sentido de vivir situaciones movilizantes, verdad?. Sin pretender entrar en demasiado en temas filosóficos, podemos decir que estas experiencias tienen la función de que desarrollemos “posibilidades”, también le podemos llamar oportunidades, ideas o proyectos. 

 

Posiblemente, puedas pensar ¿que posibilidad estoy asumiendo cuando busco beber agua? o ¿cuándo tengo una noticia impactante?, citando los ejemplos anteriores. Justamente estos ejemplos marcar la magnitud de mis posibilidades, un vaso de agua hoy, es algo que podríamos catalogar como una acción simple sin mucho potencial en si mismo, si lo vemos a la luz de la filogenia esto, que para nosotros puede ser simple, tuvo un inicio impactante y de difícil concreción. Si extendemos este ejemplo a cuestiones básicas como comer, beber, respirar, reproducirnos, protegernos, volvernos mas eficientes y relacionarnos, nos damos cuenta que por mas simple que sea una situación, encierra un proceso muy complejo del cual solo vemos el resultado final.

 

 

 

Siguiendo el ejemplo, tomar agua, nadie podría negar, que tener sus cuestiones básicas cubiertas nos permite aspirar a otras cosas, ¿no es verdad?, fíjense como de algo más simple podemos ver su posibilidad, su oportunidad o su potencial. Estas situaciones situaciones simples tienen como sentido ser un soporte para los procesos más complejos, como por ejemplo, y volviendo a lo cotidiano, un nuevo trabajo, una nueva idea, cambiar de residencia, la ruptura con mi pareja, etc.

 

Incluso en estos ejemplos vemos procesos con sentido lineal, sin embargo estas situaciones me mueven a algo mas que a cubrir mis necesidades, me habilita la posibilidad de desarrollar sentido no lineal, re-significando el lineal, es decir, que le da un comprensión  mas allá de las necesidades básicas.

 

El hombre es generador de sentido allí donde va, somos productores de estructuras, esta búsqueda constante tiene como sentido conocerse, aceptarse y proyectarse, y el catalizador de este sentido abstracto y concreto es nuestra biología.

 

 

Pablo Martínez Armesto
Consultor y Formador en Gestión del Cambio.

 

 

Si estás transitando un proceso biológico y quieres profundizar en las causas para llevar adelante un plan de acción, infórmate acerca del programa de acompañamiento de dos meses ONE TO ONE. 

 

 

 

Comparte
Twitea
Comparte
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Sígueme
  • Icono social de YouTube
  • Facebook Basic Square